Saltar al contenido

¿Cómo afilar unas tijeras de podar?

El constante uso de las herramientas del jardín provoca un inevitable deterioro, incluso hasta para los utensilios más filosos. ¿Has notado que tus tijeras no funcionan tan bien como antes?

La pérdida de filo de esta importante herramienta es un aspecto muy común, ocasionando que debamos aplicar más fuerza en los cortes, la trasmisión de enfermedades entre plantas enfermas y plantas sanas, la completa avería de la tijera e incluso, el deterioro irreversible de árboles, flores y demás plantas que queramos podar.

¡Pero tranquilo! En el artículo a continuación, te mostraremos algunos de los métodos más efectivos para afilar las tijeras de podar sin mayor esfuerzo, logrando cortes limpios y menor esfuerzo al momento de limpiar el jardín.

2 métodos infalibles para afilar las tijeras de podar

Con estos dos métodos podrás afilar tus tijeras y evitarás la necesidad de comprarlas nuevas. ¡Presta atención!

Afilar tijeras de podar con una lija

Afilando con una lija

Con la ayuda de papel de lija de grano medio grueso podemos sacarles filo a las tijeras, tan sólo realizando cortes desde la base hasta las puntas de la tijera. Corta la lija en tiras largas unas 20 veces y notarás como las hojas de la tijera se vuelven cada vez más filosas.

Para darle un mejor acabado puedes realizar la misma operación con una lija de grano fino.

Cómo afilar unas tijeras de podar con una piedra

Esta técnica es especial para tijeras con hendiduras o muecas. Utilizando una piedra de afilar, rebaja dichas marcas de deterioro hasta eliminarlas, en este punto es importante lijar la hoja de la tijera desde el exterior hasta el interior, buscando abarcar toda la superficie.

Afilar unas tijeras de podar con lejía

Afilando tijera de podar con lejía

Además de los métodos ya mencionados, existe una manera muy efectiva de afilar unas tijeras de podar con lejía. Para ello, necesitarás: un envase con agua, una piedra de afilar, lejía, un cepillo de alambre y aceite para lubricar.

Qué hacer: paso a paso

  1. Para empezar, debes llenar el envase con agua fría y con el cepillo de alambre eliminar toda la suciedad de la tijera. Es importante limpiar tanto las hojas como las piezas móviles de las tijeras de podar.
  2. Luego, utilizando la piedra de afilar procede a rebajar todas las hendiduras y alteraciones que tengan las hojas de la tijera.
  3. Para continuar debes vaciar el envase y llenarlo nuevamente con agua limpia y lejía, procurando establecer una relación de 10 a 1 entre el agua y la lejía. Por ejemplo, 30ml de agua y 3ml de lejía.
  4. Introduce las tijeras en el envase y déjalas sumergidas por un minuto.
  5. Para finalizar, retira las tijeras del agua, sécalas bien y aplica el aceite lubricante por toda la superficie metálica.
  6. En un jardín es imprescindible contar con las herramientas indicadas para el cuidado y la buena salud de las plantas. Por tanto, te invitamos a mantener un mantenimiento preventivo y la conservación adecuada de tus utensilios de jardín.

No las deseches, aprende cómo afilar unas tijeras de podar y déjalas como nuevas. ¡Anímate a intentarlo!